La gama de procesadores Intel Core i7 se encuentra en los ordenadores más potentes con chip de este fabricante, equiparando los ordenadores portátiles con los de sobremesa en cuanto a rendimiento. En la presente comparativa analizamos cuatro ordenadores portátiles equipados con este procesador y pantallas de 15,6 o 16 pulgadas. Además, mostramos otros dos modelos con pantallas de 14 y 17 pulgadas que también incorporan el Intel Core i7.

Los procesadores Intel Core i7 representan el máximo rendimiento que el fabricante ofrece en la actualidad. Para ordenadores portátiles, Intel dispone de doce versiones de chips en la gama que podríamos denominar “normal” y dos más en la gama “Extreme Edition” más orientada a aplicaciones de máximo rendimiento como pueden ser los últimos videojuegos del mercado.

Dependiendo del modelo, los i7 pueden tener dos o cuatro núcleos y, puesto que todos utilizan la tecnología Hyper Threading, podrán ejecutar cuatro u ocho hilos simultáneos. Además de la velocidad de reloj, otro elemento que marca diferencias es la caché integrada, que puede variar de los 4 MB de los i7-6XX hasta los 8MB de los i7-8XX e i7-9XX.

Los procesadores de dos núcleos disponen de un procesador gráfico integrado, mientras que en los de cuatro núcleos se prescinde de esta característica.

Algo que tiene en común toda la gama de procesadores es la tecnología Turbo Boost, que permite elevar la frecuencia de trabajo cuando uno de los núcleos está inactivo, mejorando el rendimiento global. Además, también cuentan con tecnología de Virtualización (VT-x).

En los seis ordenadores que hemos probado, predomina el uso del Core i7 720QM, con el 620M como segunda opción, solamente en dos de los modelos. El 720QM es un procesador de cuatro núcleos y seis megabytes de caché integrada que funciona a una velocidad de 1,6 GHz, y es el más básico de los procesadores de cuatro núcleos de esta gama. Por su parte, el 660M tiene sólo dos núcleos y 4 MB de caché, pero funciona a 2,66 MHz, lo que compensa el menor número de procesos simultáneos que puede ejecutar y hace que el Dell Latitude consiga los mejores resultados en casi todas las pruebas de rendimiento de WorldBench 6 Gold. Tan sólo queda atrás en la prueba de Nero, en la que Asus consigue el mejor rendimiento, y en las pruebas con 3D Studio Max, lo que también está relacionado con la tarjeta gráfica, una GeForce GT 330M en los ordenadores de Acer y Toshiba, y una 360M en el Asus, frente a los gráficos integrados de Intel que utiliza el Dell.

En cuanto a la memoria, sólo Asus nos ofrece 8 GB, mientras que los otros tres equipos de la comparativa tienen cuatro gigabytes instalados, pero no todos pueden aprovecharla plenamente, puesto que Dell ha optado por instalar una versión de 32 bits del sistema operativo que no puede direccionar más de 3 GB aproximadamente.

Sin USB 3.0

El chipset HM55 de Intel permite disponer de hasta 12 puertos USB 2.0, de los que los fabricantes de los portátiles han utilizado cuatro. En el caso de Toshiba, uno de ellos comparte el conector con un puerto eSATA, lo que permite aprovechar mejor el espacio disponible en el lateral del ordenador. Asus ha optado por poner el conector eSATA por separado, permitiendo así usar simultáneamente los cuatro puertos USB y el eSATA.

A estas alturas, y en ordenadores equipados con estos procesadores, se echa de menos que no se incorpore algún puerto USB 3.0. Por el momento, Intel no los soporta en sus chipset, y parece que no lo va a hacer a corto plazo, pues el nuevo chipset Sandy Bridge, presentado en el IDF 2010, no soporta esta especificación.

En cambio, el Dell Latitude E5510 sí que incorpora un puerto FireWire y también un puerto serie RS-232, lo que denota su clara orientación para entornos profesionales e industriales, donde este puerto se sigue utilizando para tareas de control, programación, y supervisión de autómatas y otros equipos.

Todos los modelos disponen de un lector de tarjetas multiformato, además, el Toshiba cuenta con una ranura para tarjetas Express Card/34, y el Asus para ExpressCard /54, mientras que Dell ha optado por una PC Card, que es más antigua pero posiblemente dispone de más variedad de dispositivos.

En cuanto a las comunicaciones, todos los equipos disponen de red Gigabit Ethernet y WiFi compatible con las versiones b, g y n, del estándar 802.11. Con la excepción del Acer, también todos ofrecen interfaz Bluetooth.

Hasta 640 GB de disco

En lo que respecta al almacenamiento, la diferencia puede ser hasta del doble de capacidad, entre los 320 GB de disco duro que ha utilizado Dell, hasta los 640 de Asus, pasando por los 500 GB de Acer y Toshiba. En cualquier caso se trata de un disco SATA de 2,5”, que permite ofrecer un buen equilibrio de prestaciones, economía y ligereza. Utilizar discos SSD encarecería los productos, mientras que la opción de usar dos discos duros queda reservada a plataformas de mayor tamaño, como el HP Envy 17 que analizamos en un recuadro.

Todos los equipos cuentan con una unidad óptica multiformato, capaz de leer y grabar discos CD y DVD en sus diferentes variantes, incluidos los DVD de doble capa.

Soluciones gráficas

En el apartado gráfico encontramos que el equipo de Dell, a priori de aspecto más profesional, es el que está más limitado. No sólo se ha limitado a la solución integrada de Intel, sino que carece de salida HDMI de alta definición. En cambio, nos ha gustado que utilice una pantalla mate, lo que permite su uso cómodo en un mayor rango de condiciones de iluminación. Acer y Toshiba sí disponen de un puerto HDMI para dar salida a su GeForce GT 330M, mientras que la pantalla dispone de un tratamiento brillante.

En el extremo opuesto a Dell, el portátil de Asus dispone de una pantalla (brillante) capaz de reproducir contenido 3D, controlada por una tarjeta gráfica GeForce GT 360M. El equipo se acompaña de unas gafas 3D de nVidia y dispone de salidas de vídeo VGA y HDMI.

Los cuatro ofrecen 1.366x768 píxeles en sus pantallas, pero la de Toshiba es ligeramente mayor, 16 pulgadas frente a las 15,6 de los otros dos portátiles.

Teclados cómodos

Los teclados de estos ordenadores son amplios y cómodos para utilizar durante horas. Sin embargo, en el equipo de Dell se ha descuidado más este aspecto, pues carece de un bloque numérico diferenciado. Lo mismo ocurre con el touchpad, que es más pequeño en los ordenadores de Asus y Dell y, además, no es multitáctil como sí lo son los de Acer y Toshiba.

Parece que la orientación más industrial del Dell esté reñida con poder tener algunas prestaciones que ya son comunes en otras gamas aunque, a cambio, tiene otras de las que carecen los demás, como el sensor biométrico de huellas digitales.

Otro aspecto fundamental en la ergonomía de un ordenador portátil es precisamente su portabilidad. Los equipos evaluados ocupan un punto intermedio entre lo que es un portátil ligero para viajar y los pesados equipos de sustitución de sobremesa que, aunque son fácilmente transportables, no están diseñados para llevarlos mucho tiempo a cuestas. Con sus 15,6” de pantalla y su teclado amplio, ofrecen unas prestaciones muy dignas para trabajar cómodamente, y su peso, en torno a los 2,5 kg, no es elevado en exceso, aunque tampoco es el más adecuado para el usuario que deba viajar constantemente con el eq