Las preparaciones finales para comenzar a probar productos para adecuarlos al estándar Wi-Fi5, que soporta transmisión de datos en tasas de hasta 54 bps están teniendo lugar de la mano de los laboratorios de certificación de interoperatividad de Agilent, que se encargan de las pruebas de la WECA.

Los laboratorios de Agilent, junto con otros cuatro en todo el mundo, completarán la instalación de los equipos necesarios entre agosto y septiembre, y después comenzarán a recibir productos para proceder a su certificación, un proceso que dura aproximadamente una semana.

Una vez que los productos pasan el examen, la WECA provee a sus fabricantes de la certificación que les permite incluir el logotipo WI-Fi5 en el producto. Aunque todavía no ha comenzado este proceso, se espera que el marketing de los equipos con certificación WI-Fi5 aumente como ocurre con los estándares de momento.