Además de los servicios habituales los usuarios podrán acceder a solicitudes y firmas de préstamos, gestiones con las Administraciones Públicas (gestión de impuestos nacionales y municipales, declaración de la renta, acceso a los datos de la Seguridad Social, etc.) e incluso operar con todas las cuentas de las que se es titular con independencia de a qué tarjeta esté asociado, de modo que aunque los usuarios no sean clientes de Caja Madrid podrán usar su DNIe en sus terminales.

El DNIe incorpora un chip encriptado donde se almacenan datos personales del titular para  realizar operaciones y gestiones telemáticas validando automáticamente su identidad al incorporar firma electrónica.

Los cajeros tendrán un lector específico que NCR deberá instalar en los equipos existentes y será preciso utilizar el PIN que actuará como contraseña de protección de las transacciones privadas.