Stella es el emulador más conocido de la primera consola de videojuegos de distribución masiva, la Atari 2600.

Fundada en 1972 por Nolan Bushnell, si hablamos de Atari estamos hablando de la primera compañía que extendió mundialmente el concepto de consola de videojuegos como un sistema informático destinado única y exclusivamente al ocio y entretenimiento doméstico. Comenzó su andadura comercializando sistemas de juego único que se conectaban al televisor y permitían ejecutar solamente un videojuego (se comercializaron varias versiones del famoso Pong y variantes con el mismo planteamiento de juego). En 1976 se creó el concepto de cartuchos intercambiables, que Atari adoptaría un año después en la que fue la primera consola de videojuegos doméstica de aceptación masiva, la 2600.

Atari 2600 VCS (Video Computer System)

Se empezó a comercializar en 1977 y -aunque hoy es prácticamente una pieza de museo- es una de las consolas míticas y probablemente para la que más videojuegos se desarrollaron en su día. Estos se comercializaban en cartuchos de 4 kilobytes de memoria, una cifra ridícula si la comparamos con los 4.700.000 kilobytes que puede llegar a tener un juego de PlayStation 2.

Técnicamente fue una revolución en sus comienzos. Incorporaba un microprocesador 6502 de 8 bits con una velocidad de 1,19 MHz, 128 bytes de memoria y una resolución gráfica de 160 x 200. Se diseñaron varias versiones posteriores que adaptaban la estética a los nuevos tiempos (el primer modelo tenía partes de madera en la carcasa) y mejoraron el diseño de los joysticks de control. Si en sus comienzos fue una revolución tecnológica, a partir de la segunda mitad de los 80 estaba en clara desventaja frente a las nuevas consolas diseñadas por Nintendo y Sega. Sin embargo, la 2600 siguió en el mercado con un buen nivel de aceptación gracias a la reducción de los precios y la producción de una amplia selección de cartuchos.

El sistema Atari 2600 se continuó comercializando hasta ya entrada la década de los noventa, bien como modelos del fabricante o como alguna de las numerosas versiones clónicas que aparecieron y que eran compatibles con los cartuchos originales. De esta forma, con 15 años en el mercado, fue la consola de videojuegos de mayor vida comercial, creando toda una legión de usuarios que comenzaron su afición a los videojuegos con una Atari 2600. Para los más nostálgicos hay que decir que es probable que muy pronto vuelvan a disfrutar de los juegos diseñados para el sistema 2600, ya que se rumoreaba que Atari estaba negociando la venta de sus derechos para incorporarlos en teléfonos móviles.

Stella

De todos los emuladores para Atari 2600, el más conocido y utilizado es Stella. Un emulador multiplataforma de libre distribución que originalmente fue desarrollado para Linux por Bradford W. Mott, su creador. Desde la versión original diversos desarrolladores han mejorado el código añadiendo más opciones y creando versiones para múltiples plataformas: AcornOS, AmigaOS, DOS, FreeBSD, IRIX, Linux, OS/2, MacOS, OpenStep, UNIX y Windows.

La última versión del emulador para Windows (Stella 1.1.3a) incluye, entre otras opciones, soporte de 640 x 480 puntos de resolución, posibilidad de realizar múltiples capturas de pantalla durante la emulación, posibilidad de utilizar el teclado, ratón o joystick como método de control soporte para todas las tarjetas de vídeo y de sonido y compatibilidad con Windows 95, Windows 98, Windows NT y Windows 2000.

En la página web del emulador (www.redlinelabs.com/stella) podemos encontrar todas sus versiones para cualquier plataforma, así como contactar con los desarrolladores y descargar un completo manual que hará las delicias de los más puristas, ya que incluye hasta los esquemas eléctricos para poder conectar los joys-ticks originales de la Atari 2600 al puerto del ordenador personal.