"Entendemos que en muchos casos se puede otorgar una revisión por parte del Tribunal Supremo, y nos sentimos decepcionados porque el nuestro no sea uno de ellos" afirma Jim Desler, portavoz de la compañía.

El Tribunal de Apelaciones del distrito de Columbia, mantenía en el mes de julio el fallo proclamado por un tribunal menor en el que se afirmaba que Microsoft había violado las normas antimonopolio, ejerciendo su poder de monopolio dentro del mercado de sistemas operativos para PC. Por el hecho de haber permanecido antes en manos de un tribunal menor, el Tribunal del Distrito, los expertos legales piensan que es poco probable que el Tribunal Supremo se encargue de él esta vez.

La coalición de fiscales generales estatales que presiona en el pleito junto con el Departamento de Justicia de Estados Unidos están satisfechos con la decisión del Tribunal Supremo de desechar el caso Microsoft, según ha afirmado el fiscal general de Iowa, Tom Miller en un documento alabando la decisión del Tribunal de Apelaciones del distrito de Columbia como "unánime y muy bien razonada".

La decisión del Tribunal Supremo hace pensar a los observadores si esta era la última oportunidad que tenía Microsoft para una vista oral ante el tribunal de la apelación final. "Uno puede imaginar nuevos caminos legales para llegar a este punto, pero ésta ha sido su mejor elección aunque no tenía muchas posibilidades", como afirma Jonathan Baker, profesor de derecho de la Universidad Americana de Washington D.C.

www.microsoft.com