Esta es la conclusión a la que han llegado estudiantes de dos universidades americanas como parte de un proyecto de la NASA . La razón esgrimida para defender la idoneidad de este tipo de dispositivos es que reducen tanto el peso como el volumen de trabajo en el espacio . Además, podrían ahorrar tiempo en las misiones espaciales o en sus experimentos científicos, pues automatizarían tareas diarias como revisiones del sistema o de monitorización del estado de salud de los astronautas . Esto es así porque estos ordenadores normalmente cuentan con unidades de proceso muy pequeñas que se pueden ceñir al cuerpo o transportar muy cómodamente, además, sus monitores y teclados han sido modificados para ayudar a los usuarios que no tienen las manos libres para manipularlos . A pesar de las múltiples conclusiones a las que han llegado estos estudiantes, la NASA considera que aún son muy prematuras para llevarlas a la práctica a corto plazo .