El teletrabajo gana adeptos en las empresas, que ven en esta modalidad beneficios como ahorro de costes, mejora de la productividad de los trabajadores y aumento de su motivación al ofrecerles una mejor calidad de vida, según la empresa de selección de personal HAYS.

Gracias a la proliferación de ordenadores portátiles, smartphones o tablets, las soluciones basadas en la nube y sistemas de videoconferencia, los empleados pueden comunicarse con sus compañeros y clientes desde casa, desde la oficina de un cliente o desde un business center. Asimismo, también se ha incrementado el número de oficinas virtuales, que permiten a los empleados de la compañía trabajar desde cualquier lugar. Algunos países han sido más rápidos que otros en reconocer los beneficios del teletrabajo. Alemania, Gran Bretaña y Holanda lideran la tendencia en Europa, apoyados por unas líneas ADSL de alta velocidad y otros tipos de acceso rápido a Internet.