Postini dice que actualmente está rechazando más de la mitad de los intentos de envío de e-mail a sus clientes, debido en parte a que hay una mayor actividad procedente de ordenadores domésticos infectados que se han convertido en “zombies” que envían mensajes de correo comercial no solicitados.

La compañía rechaza el 53% de las conexiones de e-mail sin leer sus contenidos. Eso es casi un 20% más que cuando comenzó a utilizar la información de direcciones de Internet problemáticas recopilada de su base de clientes. Postini gestiona el e-mail de unas 3.300 empresas y unos 5 millones de usuarios. Utiliza sus propios algoritmos para detectar el spam, así como detectar ataques de denegación de servicio y otras amenazas, analizando el comportamiento de las máquinas conectadas a Internet que tratan de enviar e-mail y, después, el contenido del mensaje.

Del 47% de las conexiones de e-mail aceptadas, alrededor del 76% de los mensajes aceptados son spam, y entre el 1 y el 2 por ciento son virus. Sólo el 11% de los 10.700 millones de conexiones SMTP que la compañía recibe al mes son mensajes de correo legítimos.

En junio, la Anti-Spam Technical Alliance, una organización de la industria en la que participan Yahoo, Microsoft, America Online y EarthLink, emitió unas recomendaciones para terminar con el envío de e-mail comercial no solicitado. Entre ellas había sugerencias para proveedores de servicios, de e-mail, administraciones públicas y emisores de mensajes masivos.

Microsoft también respalda el estándar Sender ID que actualmente está a la espera de aprobación por parte de la IETF (Internet Engineering Task Force) y que requiere que las empresas que envían e-mail publiquen las direcciones de sus servidores en el DNS (Domain Name System) utilizando Extensible Markup Language.