Luis Pérez Bermejo, presidente de Asimelec, ha presentado las cifras del proyecto LIFE-Tragamóvil, que desde su puesta en marcha a principios de 2001 ha recogido más de 80 toneladas de teléfonos móviles, equivalentes a un millón de unidades. Actualmente el plan dispone de un total de 300 puntos de recogida en todo el territorio español, “con el compromiso de ampliarlos a todas las poblaciones con más de 50.000 habitantes, y en un futuro a las que tengan más de 25.000 habitantes”, según Pérez Bermejo.

Jaume Matas, ministro de Medio Ambiente, ha destacado de Tragamóvil que “se trata de un proyecto 100% español, cuya experiencia nos va a permitir adecuarnos a la normativa europea sobre residuos electrónicos que entrará en vigor, probablemente, durante el primer semestre de 2003”. Para Matas, se trata de un proyecto crítico, teniendo en cuenta las cifras de venta de teléfonos móviles de años anteriores, “que se convierten en grandes cantidades de residuos de difícil eliminación y altamente contaminantes”. Para el 1 de enero de 2007, según el ministro, España debe alcanzar una cuota de eliminación de residuos electrónicos de 4 kilogramos por habitante y año.

El proyecto Tragamóvil fue puesto en marcha por la Comisión de Telefonía Móvil de Asimelec, en la que participan fabricantes, mayoristas y operadores. Según esta Comisión, actualmente hay en España diez millones de móviles en desuso, cuyo tratamiento inadecuado puede repercutir muy negativamente en el medio ambiente. Tragamóvil consta de varias campañas que se desarrollarán hasta 2005 orientadas a concienciar y sensibilizar a la población acerca de este problema.

www.asimelec.es