Sklyarov, detenido por un presunto boicot a la casa Adobe, continúa en estos momentos bajo custodia en una prisión federal. Actualmente está en la cárcel de Marshals y todavía está pendiente su traslado a San José. Por el presunto delito de Sklyarov, éste podría pasar hasta cinco años de cárcel o bien hacer efectivo el pago de una multa cuyo importe asciende a medio millón de dólares –cerca de 95.575.000 de pesetas.

Con este cambio por parte de Adobe, se da un giro radical en relación con Sklyarov, quien iba a ser puesto en libertad después de un encuentro de la casa Adobe con representantes de la Fundación Electronic Frontier, un grupo de informáticos que vela por el cumplimiento del derecho en este campo y que ayudó a coordinar las protestas iniciales.