Cerca de siete millones fueron vendidos en todo el mundo durante el segundo trimestre, cifra que supera a los seis millones y medio de unidades que se vendieron en el mismo periodo del pasado año. Las ventas en Estados Unidos se incrementaron un 9,3%. Las zonas donde las ventas cayeron han sido Japón y América Latina.

Según un analista de Dataquest, Charles Smulders, "los compradores de ordenadores portátiles hace tiempo sólo se preocupaban de que funcionase". Hoy, sin embargo, los compradores de notebooks van más allá y exigen determinadas tecnologías como las inalámbricas.

Un factor que subraya el aumento en las ventas de los ordenadores portátiles es la creciente moda de incorporar procesadores cada vez más rápidos; una tendencia que Smulders ha calificado como "uno de los acontecimientos más interesantes en el mercado de los ordenadores personales en el último medio año".

A la cabeza de las ventas se sitúa Dell, quien manufacturó 1.03 millones de unidades en el segundo trimestre, seguido de HP con 1.01 millones de unidades, aunque en esta cifra ya hay que contar con las ventas de Compaq Computer. Estos dos fabricantes se mueven no obstante por caminos diferentes. Mientras Dell incrementó sus ventas en más de un 10%, HP cedía terreno por valor de 0,4%.

Al margen de las marcas

Sin embargo, a pesar de las ventas de los principales fabricantes, durante el segundo trimestre se vendieron 2.750.000 ordenadores sin marca definida, mayoritariamente de vendedores locales, lo que indica un aumento del 7% respecto al pasado año. Esta cifra representa un 39,9% de todo el mercado. Smulders ha apuntado que Estados Unidos es el mercado más grande de ordenadores portátiles, seguido por Europa Occidental y Japón. Dataquest espera que el mercado de notebooks siga superando el mercado de ordenador personal hasta fin de año.