Y es que Gorilla Glass, hasta la fecha empleado en más de 1.000 millones de smartphones, según los datos facilitados por Corning, será tres veces más resistente en esta nueva generación. La nueva tecnología reducirá el número de arañazos visibles un 40 por ciento.

Esto supone un avance importante, sobre todo si tenemos en cuenta que Gorilla Glass 2 ya era un 20 por ciento más resistente que su predecesora, lo que permite, desde entonces, ofrecer productos, al menos, igual de resistentes, pero más finos que los anteriores.

La clave de Gorilla Glass 3 está en una tecnología propietaria denominada Native Damage Resistance, que ayuda a evitar que los arañazos sean visibles.

No se sabe todavía cuándo habrá dispositivos con pantallas Gorilla Glass 3, pero su antecesor tardó en llegar a los productos más o menos medio año desde el momento en que fue anunciado.

En la demo que se ha podido ver en el stand de Corning, se deja caer una bola de 135 gramos sobre algunos tipos de cristal. El primero es un ejemplo de un competidor y, como puede verse, el efecto del impacto es más que notable. Sin embargo, repitiendo el proceso sobre un ejemplo de Gorilla Glass 3, el cristal demuestra ser mucho más resistente al impacto de la bola.

En la segunda de las pruebas, se triplica el ángulo de caída de la bola, lo que tiene importantes efectos en el primero de los cristales y no así en la muestra de Gorilla Glass 3.

Por último, mostraron cómo la fuerza ejercida con un peso de 45 kilos sobre una muestra de cristal no tiene ninguna consecuencia en el mismo.