Mediante el navegador de Arag, bastará responder con o No a sencillas preguntas de un formulario para ir completando un contrato que cumple con todos los requisitos legales, sin necesidad de tener ningún conocimiento sobre la materia. Además los contratos se adaptan perfectamente a las necesidades de cada usuario, pues el sistema recoge más de tres millones de combinaciones.

La aplicación ya ha sido probada en Alemania donde, según la compañía, ha sido un éxito, y ahora se lanza adaptado a la legislación española.

Los contratos recogidos abarcan áreas de consumo, empresa, familia, trabajo, vehículo, vivienda y viajes, dando así solución a las principales demandas de los consumidores.

Para usarlo no es necesario ser cliente de Arag. Cada contrato terminado tiene un precio de 30 euros y se recibe por correo electrónico, disponiendo de un plazo para hacer algunas modificaciones si fuera necesario.