La ciudad de Barcelona y la GSMA (Asociación Mundial de Operadores de Telefonía Móvil) tenían contrato vigente hasta 2018, lo que aseguraba que el MWC se celebrase en Barcelona hasta esa fecha. Ahora el esfuerzo conjunto del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la Generalitat de Catalunya y el propio Ayuntamiento de Barcelona ha culminado con cinco añosmás de Mobile World Congress, que seguirá celebrándose en la capital catalana hasta 2023.

Esta prórroga ha sido aprobada ayer por el Consejo de Administración de la GSMA, celebrado en Shanghái.

Se estima que entre 2006 y 2014 el Mobile World Congress ha generado un impacto económico acumulado de unos 2.500 millones de euros y más de 60.000 puestos de trabajo temporales.

La movilidad es una de las tendencias que más están impactando en la sociedad y en el mundo empresarial, lo que impulsa la progresión del congreso. Sin ir más lejos, la edición de 2015 se cerró con nuevos máximos históricos, con una asistencia de 93.000 visitantes y más de 2.000 empresas de todo el mundo.