El Ministerio de Administraciones Públicas (MAP) lleva tiempo intentando impulsar el teletrabajo, dentro del ámbito del Plan Concilia, por el que se pretende que los funcionarios de la administración general del Estado puedan compaginar mejor su vida laboral y la personal.

En este contexto, el MAP ha elaborado un manual para impulsar el teletrabajo, con el que se pretende fijar los precedimientos y requisitos que afectarían al trabajo a distancia.

Dicho manual especifica los requisitos para la organización de programas piloto de teletrabajo en los diferentes departamentos de la Administración e incluye consejos y criterios para organizar el puesto de trabajo, prevención de riesgos o fórmulas de evaluación del trabajo, y ofrece la posibilidad de la comprobación por uno mismo.

Así, se abordan consejos como el espacio necesario para realizar la tarea, cuál debe ser la disposición de la mesa de trabajo y pantalla del ordenador, manipulación de aparatos eléctricos o incluso prevención y actuaciones ante posibles incendios.

El texto publicado señala que los programas de teletrabajo deberán incluir a un número de empleados que pueda considerarse significativo, que se fija entre 30 y 50 personas. Asimismo, señala que todos los puestos de trabajo pueden incluirse en este proyecto, con la excepción de “aquellos que requieran contactos personales frecuentes o sean de atención directa al público”.