Un par de imágenes de OpenSignal ilustran la asombrosa variedad que existe en el mercado de dispositivos Android. Si bien es cierto que Samsung lidera claramente el mercado, con un 47,5 por ciento de total, lo hace con cientos de móviles y tablets distintos. Aparte de grandes marcas, como Sony, LG y Motorola, también hay docenas de marcas genéricas y dispositivos sin marca, cada uno con su parte del mercado

La naturaleza abierta de Android permite a cualquier empresa crear su propio teléfono o tablet, con más opciones para los usuarios, pero a la vez creando dolor de cabeza a los desarrolladores de aplicaciones, destaca el informe de OpenSignal. Cualquier persona que crea una aplicación para Android debe ajustarla a multitud de de tamaños de pantalla, procesadores y versiones del software Android.

La buena noticia es que la fragmentación de Android no es tan problemática como solía ser, en el sentido de que las versiones más actualizadas de Android se han vuelto mucho menos frecuentes. Android 2.3 y anteriores suponen aproximadamente el 40 por ciento de los dispositivos en uso, pero eso es una gran mejora con respecto a hace un año, cuando aproximadamente el 85 por ciento de los dispositivos corrían Android 2.3 o anteriores.

Ahora, el 61,2 por ciento de los móviles ejecutan Android 4.0 o superior, y el 37,9 por ciento, Android 4.1 o superior. La decisión de Google, de ralentizar el ritmo de desarrollo de Android, favorece que los teléfonos que no están ejecutando la versión 4.3, o incluso la versión 4.2, no ven mermada de forma importante sus características.

Google también ha tratado de reducir el stress de los desarrolladores androidal respecto, permitiendo desarrollar una interfaz escalable para muchos tamaños de pantalla, así como nuevas herramientas para ensayar estas diferentes dimensiones.

Nada de esto sugiere que los fabricantes de teléfonos puedan actualizar sus dispositivos más rápidamente. A pesar de que Google ha tratado de ofrecer formas de acelerar el proceso , los fabricantes de teléfonos aún enfrentan dos obstáculos principales: las pruebas y un nuevo software de certificación. Con más dispositivos en el mercado que nunca, la bendición y la maldición de la fragmentación de Android sigue estando ahí.

Esta es una información de Jared Newman. TechHive