Decir que Apple ha anunciado una nueva versión del iPhone, cuya principal característica es que tiene conectividad 3G, es una obviedad. Y es que, en realidad, este nuevo dispositivo tiene muchas más prestaciones, especialmente pensadas para el mundo profesional. Algo que puede ayudar, tal y como ya están adivinando muchos de sus competidores, a que se haga con un importante hueco en este nicho de mercado. Y es la propia Apple la que se está encargando de anunciar las bondades de este dispositivo para el uso profesional. Pero, ¿están las empresas preparados para ello? 

iphone¿Quién no quiere un iPhone? Y más ahora que tiene prestaciones 3G, algo especialmente importante en Europa. Como ha ocurrido con otros productos de la compañía de la manzana, el iPhone es ese objeto oscuro del deseo, ese dispositivo sin el que no saben vivir los famosos, el que marca un antes y un después en el tipo de usuario que cada uno de nosotros somos en lo que a tecnología se refiere. Es más, hasta ahora sólo tenía un iPhone aquel que había tenido la oportunidad de cruzar el charco e ir hasta un Apple Store de cualquier ciudad estadounidense (mucho mejor si, además, se podía presumir de haber adquirido nuestra joya en Nueva York).

Y aunque cada vez son más las personas que llevan consigo dos teléfonos móviles (uno para uso personal y el otro de la empresa), también es cierto que muchos usuarios tienen un único dispositivo para ambas esferas de la vida. Unos usuarios que, no obstante, no quieren renunciar a la comodidad de que su equipo se integre perfectamente en la infraestructura empresarial y no tener, por ejemplo, que duplicar tareas como recordatorios de reuniones en la agenda. Qué duda cabe que el iPhone es, en sí mismo y en su origen, un producto de consumo, por lo que los administradores de sistemas deberían asegurarse de que, si los empleados de sus empresas deciden adoptar este dispositivo, estos cumplen con las políticas de gestión y de seguridad. E, incluso, con las nuevas capacidades de seguridad empresarial que ha desarrollado la propia Apple.

Quizá una de las primeras preguntas que surge es cuándo apostar por la utilización de un iPhone para motivos laborales. ¿Se pueden satisfacer las demandas profesionales de un ejecutivo con un iPhone al tiempo que se mantienen las cuestiones relativas a la seguridad y la gestión de los dispositivos móviles en la empresa? Pues para aquellos que estén planteándose el salto y otorgar al iPhone prestaciones profesionales, les ofrecemos una pequeña guía que les podría ayudar a tener más datos sobre los que hacer esta valoración. 

iphone, iconosAcceso al correo corporativo

Sin duda, una de las acciones más demandas cuando se trata de utilizar un dispositivo móvil en un entorno laboral es que se disponga de acceso al correo electrónico, tanto mejor si encima es de la modalidad push e-mail. Así pues, y ante la posibilidad de utilizar el iPhone como herramienta profesional, el acceso al e-mail se torna en la primera cuestión a valorar.

Así, por ejemplo, IBM ha prometido tener un cliente de Lotus Notes para el iPhone. La actualización del software del iPhone (la versión 2.0 llevada a cabo en julio) ha añadido un cliente nativo para Microsoft Exchange que se completa con ActiveSync.

Pero además de éstas, existen otras alternativas en el mercado para todos aquellos que quieran otorgar acceso al correo electrónico en este tipo de dispositivos a través de protocolos tan populares como POP3 o IMAP, soportados por la mayoría de las empresas. En cada caso, el establecimiento del iPhone Mail empieza por la configuración de las direcciones, nombres de usuario, contraseñas y autenticación SSL.

Muchas empresas prefieren IMAP a POP3 porque la primera opción ofrece mayor control sobre la gestión de los mensajes, como mantener las carpetas sincronizadas al trasladar todo el correo a un único cliente. El iPhone conectará el servidor IMAP y detecta de manera automática la mayoría de las configuraciones, haciendo que su establecimiento sea sencillo en la mayoría de los casos.

Se pueden ajustar las preferencias de SSL, el puerto del servidor o el prefijo IMAP entre otras opciones.

Pero, sin duda, una de las principales mejoras con la versión 2.0 del software del iPhone es la posibilidad de tener correo electrónico instantáneo en el dispositivo móvil (push e-mail). Hasta ahora, era complejo y complicado poder configurar tanto el servidor de correo con el dispositivo portátil para recibir en éste los mensajes. Sin embargo, ahora se cuenta con la tecnología Exchange ActiveSync de Microsoft en el propio sistema operativo del teléfono, lo que permite al iPhone utilizar la prestación Direct-Push de la compañía de Bill Gates. Con Direct-Push, la conexión entre el Puerto de correo del servidor OWA (Outlook Web Access) y el dispositivo móvil permanece abierta, por lo que los nuevos mensajes son inmediatamente visibles. El iPhone utiliza OWA como manera de conectarse a Exchange, como el cliente de correo de Microsoft Entourage hace con Mac OS).

De hecho, Apple destaca no sólo que se pueda consultar el correo electrónico en el iPhone, sino que esto supone una experiencia visual diferente al estar basado en un formato HTML enriquecido. Además, la aplicación que se utiliza es compatible con aplicaciones de Appel (como iWork) y con los formatos PDF, JPEG y Word, Excel y PowerPoint de Microsoft para facilitar y permitir ver documentos adjuntos en los mensajes. 

iphone, apple

Acceso a calendario y otros datos compartidos

Sin duda, una de las prestaciones más apreciadas de Exchange y Notes es permitir a las empresas que el iPhone pueda acceder a calendarios, libreta de direcciones y otros datos PIM más allá del correo electrónico.

Esta última actualización del software de Apple ha añadido un cliente Exchange, dando el mismo acceso y actualizaciones para el correo electrónico, los calendarios, contactos (incluyendo la lista de direcciones global) y las notas como las que se tienen en Outlook o Entourgae. Es decir, que se podrán aceptar invitaciones a reuniones, algo que hasta ahora no se podía hacer. Es más, Apple defiende que gracias a la interfaz Multi-To