En concreto, la receta electrónica será implantada en los 55 centros de salud y 411 farmacias pertenecientes a las cuatro islas de la comunidad balear, cubriendo a una población total de 1.200.000 de personas.

El Gobierno balear ha invertido un total de 1.700.000 euros para el desarrollo de este proyecto, de los que 1.100.000 se destinaron al proyecto piloto, en las islas de Ibiza y Formentera, que comenzó a funcionar en octubre de 2007, y alrededor de 600.000 euros han sido invertidos en la completación del proyecto. Con el desarrollo del mismo, el Servicio de Salud de las Islas Baleares, IB-SALUT, pretende conseguir la racionalización del uso farmacéutico, tanto en atención primaria como en especializada, para ofrecer un servicio sanitario más ágil y eficaz.

Mayor agilidad en la prescripción

El software desarrollado por iSOFT será utilizado por cerca de 2.000 usuarios y permitirá a los facultativos de los centros de salud realizar prescripciones electrónicas, agilizando la prescripción médica y evitando los errores de dispensación. Además, este sistema pretende simplificar y optimizar los procedimientos de facturación, revisión y pago de medicamentos.

El Gobierno autonómico pretende concluir la implantación del software en los 43 centros de salud de Mallorca en el presente mes de agosto y en los cinco centros menorquines en el mes de diciembre.

Piloto

La expansión del proyecto es fruto de los éxitos conseguidos durante el proyecto piloto que se desarrolló en los siete centros de salud de Ibiza y Formentera, donde durante los primeros seis meses de funcionamiento del software se realizaron 27.709 prescripciones y 34.489 dispensaciones.