La WiFi Alliance lanzó el pasado miércoles el programa de certificación Miracast para que sistemas equipados con esta tecnología que hayan probado la compatibilidad con otros reciban una certificación que lo acredite. Los equipos Miracast incorporan WiFi Direct, que significa que no necesitan router wireless para comunicarse.

El analista de IHS iSuppli, Brian O´Rourke, asegura que el programa de certificación permitirá a los clientes saber qué gadgets son compatibles entre sí.

Según el experto, “el estándar Miracast irá más lejos que la tecnología WiDi de Intel, que ahora equipa la mayor parte de los equipos informático y es una tecnología propietaria. Se crea también un entendimiento común y un estándar”.

Existen otros programas de certificación similares a éste, como el de la Digital Living Network Association (DLNA)  establecida por Sony en 2008. Las funciones DLNA se diferencian de Miracast en que los equipos compatibles deben primero conectarse a una red WiFi doméstica (connect to a home Wi-Fi network). Las funciones AirPlay de Apple son similares y permiten a los iEquipos descargar contenidos de uno a otro mediante la señal WiFi.

Los primeros productos Miracast certificados incluyen el Samsung Galaxy S III y el LG Optimus G. Según la WiFi Alliance, el crecimiento de los equipos Miracast se espera que superen 1.000 millones de unidades vendidas anualmente, durante los próximos cuatro años.

Fabricantes como Broadcom ya han firmado con Miracast y esto animará a otros OEMs a desarrollar equipos de este tipo. “Saben que podrán conectar de un equipo a otro y todo será compatible”, asegura O´Rourke.