Sin embargo, no todo son luces. Si bien es cierto que más del 7% de empresas con más de 200 trabajadores emplean la fórmula del e-learning, las Pymes se quedan en sólo un 0,2%; aunque cerca del 67% de los actuales usuarios se muestran muy satisfechos con las experiencias vividas. Una de las razones esgrimidas es que se ha realizado el 20% de las horas de formación mediante e-learning para lo que se ha dedicado el 16% del presupuesto. Por otro lado, la madurez del e-learning se percibe día a día, y el 33% de las empresas indican que han pasado de experiencias piloto a integrarlo en sus planes de formación, mientras que un 24% considera que el e-learning está totalmente integrado en su organización. El estudio reafirma esta tendencia a tenor de los datos sobre previsiones de asignación presupuestaria al e-learning, donde el 56% de los encuestados dicen que continuarán invirtiendo por esta vía y sólo un 4% reducirá esta partida.

Por otro lado, se percibe una tendencia hacia proveedores más grandes o especializados y concentrados en la generación de contenidos de valor para el negocio de los clientes.

Factores claves

El estudio refleja además varios factores claves para que aumente la penetración del e-learning en España como los tecnológicos, un acercamiento de las TI a la empresa; mejorar la cultura informática y formativa en la empresa, tanto para directivos como para empleados; convertir la formación en un activo y no como un gasto, etc.

www.apel.es