La necesidad constante de aprendizaje y reciclaje de conocimientos, junto con la inestimable aportación que Internet está haciendo al mundo del arte y la formación hacen surgir cada vez con mayor frecuencia nuevas iniciativas centradas en estos campos orientadas a todas las edades y condiciones. PC World ofrece a sus lectores en estas páginas toda la información que necesitan para conocer, mes a mes, las iniciativas y opciones más interesantes en cine, literatura, pintura, fotografía, música y educación.

Agenda cultural en la Red

- Una vez más se impone mencionar en estas páginas de PC World una exposición del Museo del Prado [museoprado.mcu.es], que con la colaboración de la Calcografía Nacional y de la Biblioteca Nacional exhibe en sus salas el proceso creativo, las pruebas y estampas definitivas de la serie Los desastres de la guerra, realizada por Francisco de Goya entre 1810 y 1815 pero no publicada hasta 1863. A la exposición se incorporan ejemplares existentes en colecciones extranjeras, por lo que puede decirse que se trata de la visión más completa de esta obra crucial en la obra del genial aragonés. La primera estampa, Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer, realizada bajo el impacto emocional que en Goya produjo la Guerra de la Independencia, muestra una patética representación del hombre indefenso ante los acontecimientos que se verán en las 81 obras siguientes de la serie.

Con sus estampas, Goya inició su período de desencanto, movido por el desprecio que sentía por el absolutismo borbónico. Los protagonistas de Los desastres no son figuras históricas sino anónima gente del pueblo, víctimas, tratamiento que se diferencia de la épica de otras obras bien conocidas del autor. La serie completa puede verse

en las páginas web de la Biblioteca Nacional

[ www.bne.es/Goya/es_home/desastres.html

- ¿Es Harry Potter, protagonista de las novelas de la escocesa Joanne K.Rowling, un personaje apto para niños? La polémica se ha desatado en Estados Unidos, donde una de esas múltiples asociaciones de la derecha cristiana –defensores, dicen, de los valores familiares– intenta que el libro sea prohibido en las escuelas y proscrito de toda biblioteca a la que tenga acceso el público infantil. En resumen, el argumento de estos censores es el siguiente: el libro sugiere a los niños que es posible escapar a la infelicidad de su vida real mediante la práctica de la brujería, para internarse en un mundo mítico de fantasía. Como respuesta a tan reaccionario planteamiento, se ha iniciado una campaña en Internet [www.mugglesforharrypotter.org/potter3.htm].

Más seriamente, los especialistas en literatura infantil discuten la validez de Harry Potter en términos de lo que Bettelheim –véase su Psicoanálisis de los cuentos de hadas– llamaba “materiales simbólicos que ayudan al crecimiento interior”. Salvo los adictos al personaje, parece haber acuerdo en que Rowling ha seguido la senda abierta por otros creadores de mitologías para consumo infantil: Tolkien (en la comparación, Harry sale perdiendo frente al Bastian de El señor de los anillos), Dahl y Ende.

Al margen de las polémicas que suscita, el personaje sigue su imparable carrera. Los cuatro libros publicados hasta ahora por Rowling –el próximo saldrá después del verano— se han traducido a 35 lenguas, y se calcula que han vendido unos 70 millones de ejemplares en todo el mundo

Deliberada o no, la perspicacia de Rowling ha conseguido conectar con los niños de una generación que alterna los teletubbies con los videojuegos. De esto a generar un fenómeno de consumo, hay un paso. La onda expansiva alcanza a Internet, plagada de sitios en los que se rinde culto a Harry. Una trayectoria lógica sugiere empezar por la página de su editor americano [www.scholastic.com/harrypotter/home] o por el boletín Fandom [www.fandom.com/harrypotter/]. El editor en español, Emecé, parece no haber reparado en el interés de la promoción en Internet.

Es abundante el material que circula por cientos de sitios personales de fans, entre ellos la Encyclopaedia Potterica [www.geocities.com/EnchantedForest/1900/index.html]. En el ámbito de nuestra lengua, destacan dos páginas argentinas:

Harrymaníacos [www.harrymaniacos.com.ar/notas/rowling_potter.htm] y Un Pequeño Sitio Muggle [www.geocities.com/sitiomuggle/]. Por cierto que esta actividad ha alertado a los abogados de Warner Bros, que amenazan litigar contra los sitios de fans por uso indebido de marca; ocurre que el dominio www.harrypotter.org es propiedad de la productora cinematográfica, que promete estrenar en Estados Unidos, puntualmente el 16 de noviembre próximo, el filme Harry Potter y la piedra filosofal, para el que ya ha abierto la página harrypotter.warnerbros.com.

- El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona [www.cccb.org] presenta, del 21 de febrero al 13 de mayo, la exposición Canaletto. Una Venecia imaginaria, en la que se ha reunido un centenar de obras de este pintor y sus epígonos, procedentes de diversas colecciones públicas y privadas. Giovanni Antonio Canal, llamado Canaletto (1697-1768) fue el mayor exponente de una pintura paisajística que tuvo gran éxito entre los coleccionistas británicos de la época, fascinados por sus vedute de la ciudad de los canales. La muestra pretende demostrar la tesis de que Canaletto “no pintó Venecia sino que la inventó”, sentando así las bases para que sus imágenes barrocas persistieran a lo largo de los siglos en las retinas, incluso de quienes nunca han visitado la ciudad. Para entrar en materia, es posible una visita virtual a Venecia, guiada por el pintor, en el web italiano digilander.iol.it/davidpuppulin/frame_tot.htm. O recorrer las obras de la colección Wallace [www.the-wallace-collection.org.uk/c/w_a/p_w_d/i/i/canaletto.htm]

El dinosaurio de los huevos de oro

En uno de sus libros de divulgación científica, Stephen Jay Gould dice haber visto papel higiénico ilustrado con imágenes de dinosaurios. Algo así puede volver a ocurrir este año, gracias al abrumador merchandising programado por Disney para el lanzamiento de su filme Dinosaurio, actualmente en cartel en toda España, y que según es costumbre incluye una página web [www.disney.es/FilmesDisney/Dinosaurio/dinomain.html] en la que no faltan un trailer y un making off. Según se ha publicado, las licencias vendidas por Disney han sido más de 50 (bien es cierto que sólo la mitad que las relativas a Tarzán y El rey león).

Para el verano de 2001 se anuncia el estreno de Jurassic Park III, cuyo rodaje ultima en Los Ángeles su productor, Steven Spielberg. Si la secuela alcanza la difusión de sus precedentes, Parque Jurásico y El Mundo Perdido [www.jurassicpark.com/], la serie puede convertirse en la franquicia más popular de la historia del cine tras La Guerra de las Galaxias. En otro plano, la serie sobre dinosaurios producida por la BBC ha tenido gran difusión en todo el mundo: millones de espectadores televisivos, más de un millón de ejemplares en vídeo y DVD, además de cientos de miles de un libro anejo.

Este masivo interés del público no podía sospecharse en 1842, cuando Richard Owen, del British Museum, acuñó el vocablo dinosaurio para designar al pequeño grupo de