Así lo dijo en una conferencia la semana pasada que pronunció con uno de estos prototipos de gafas puesto. Entre sus predicciones, aseguró que la gente no tendrá que realizar consultas o dejar de interactuar con otras personas para conseguir la información que necesitan en un momento concreto. “Cuando empezamos con Google hace 15 años, mi visión era que la información vendría al usuario como éste la necesita”, afirmó.

Pero, por el momento, esto no es posible, hay que dejar de mirar o de hablar a otras personas para dirigir los ojos hacia la pantalla del smartphone. “¿Es ésta la forma en que queremos interactuar con los demás?, ¿el futuro de nuestras relaciones es el de gente que camina encorvado, mirando hacia abajo y frotando un trozo de cristal?”, se preguntó Brin en su conferencia.

El directivo ha pronunciado esta conferencia justo cuando Google ha cerrado la fase de pruebas de sus gafas inteligentes. Google anunció el pasado 20 de febrero que está buscando “exploradores” para sus gafas (que quieran probar los primeros prototipos). La compañía no ha querido decir cuántos candidatos han querido probar en primer lugar esta tecnología, sin embargo, un portavoz de la misma ha asegurado que Google está buscando a varios miles de usuarios que prueben su tecnología.

La compañía ha mostrado un vídeo para dar a conocer las aplicaciones googlede estas gafas inteligentes, en el que los usuarios las utilizaban mientras hacían paracaidismo, bailaban o jugaban con sus hijos en una montaña rusa.

El vídeo también muestra la interfaz de las gafas, que es un panel traslúcido, en el ojo derecho que muestra opciones para hacer fotografías, filmar vídeos, obtener direcciones o mostrar mapas con superposiciones de gráficos.

Las gafas de Google, que ahora se llaman de cristal de vidrio, también se han diseñado para permitir a los usuarios activar todas estas opciones con control de voz.