Los autores de la publicación han utilizado los datos, facilitados por Sermepa (Servicios para Medios de Pago), de las operaciones de comercio electrónico realizadas en España con tarjeta de crédito hasta el pasado mes de septiembre en compras `online`. Esas cifras han sido extrapoladas a las ventas totales para todo el año conociendo que las compras con tarjeta suponen entre el 56 y el 70 por ciento de las ventas totales de una tienda electrónica. No obstante, Nueno reconoció un posible incremento de sus previsiones por la cifra de operaciones en la Red durante Navidad.

Según este profesor del IESE-Universidad de Navarra, que aseguró no haber creído nunca en el `B2C` nacional, el comercio electrónico español en un año tiene el mismo volumen que el de Amazon en una semana. "Las empresas del sector se han dado cuenta de que no hay ningún futuro y están aguantando como pueden para ser vendidas", afirmó.

En cuanto a los artículos más comprados por los internautas españoles, el libro subraya que los estudios sectoriales señalan a libros, viajes y música como los productos de más éxito, mientras que el contenido para adultos sólo representa el cinco por ciento. Las clasificaciones obtenidas por las ventas con tarjeta revelan que estos contenidos suponen casi el 25 por ciento del total, con 334 millones de pesetas.

En el ranking predominan operaciones que trabajan con productos no físicos (entradas o viajes) o que se apoyan en el ordenador como medio de entrega o de uso (adultos o `software`). De hecho, Nueno augura mayor futuro a la venta de servicios que de bienes.

Por otro lado, los españoles que pagan con tarjeta sus adquisiciones en Internet compran casi en la mitad de las ocasiones (48,9 por ciento) en España, un 44,2 por ciento en Estados Unidos, un 4,2 en Europa y un 1,3 por ciento en Latinoamérica. El año pasado se compraba todavía más en el extranjero (solo un 42,4 por ciento en España).

Al revés, las tiendas virtuales nacionales venden un 63 por ciento a españoles y europeos, un 16,3 por ciento a estadounidenses, un 8,5 por ciento a latinoamericanos y un 5,5 por ciento a habitantes de la zona Asia-Pacífico. Con respecto a 1999, cada vez se vende más a europeos y menos a internautas de EE.UU.