José Antonio Quintela se mostró confiado en que la III y última fase del proceso de transición finalizará antes del 3 de abril (fecha límite para que todos los ciudadanos vean la televisión sólo de manera digital).

Y es que “la complejidad que supone para algunos sitios”  hará que el apagón analógico se adelante sustancialmente. “Estamos hablando de proyectos en los que hay más de 300 centros de emisión, no se puede dar a un botón y se apagan todos a la vez”, señaló el directivo.

Cabe señalar que esta tercera fase afecta a las dos ciudades más grandes de España: Madrid y Barcelona, con lo que “es importante prepararse para evitar que nadie se quede sin televisión” y recalcó la necesidad de que se preparen las antenas para recibir la señal analógica.

Al parecer, la mayoría de las incidencias que se están produciendo tiene que ver con la mala orientación de las antenas, sobre todo en el caso de las personas mayores. Es por este motivo por el que se va a poner en marcha una campaña de comunicación orientada a este colectivo, “para que nadie se quede descolgado”.

Por último, José Antonio Quintela afirmó que la satisfacción de los ciudadanos que ya ven la televisión de manera digital es muy elevada.