Como periodo de transición para adoptar el euro se recomendó del 1 de enero de 1999 al 31 de diciembre de 2001. Según Helena Fernández, directora general de Sage España, “el nivel de desconocimiento y de retraso en la preparación para la entrada en vigor del euro es más que preocupante”. Sage ha encargado este estudio realizado entre 5.000 empresas de hasta 100 empleados con el objetivo de evaluar el estado de las compañías ante este tema. Del total de las empresas consultadas el 20 por ciento tiene previsto realizar el cambio durante lo que queda de año con lo que cumplirán el plazo de adaptación pero sin tiempo de acumular experiencia, de cara a la entrada en vigor definitiva en enero de 2002. El perfil más numeroso es del las empresas que no se han tomado en serie el cambio y creen que podrán migrar al euro en 2002. Y un 25 por ciento ni siquiera han fijado una fecha para realizar la adaptación.

Según Datisa, compañía española especializada en la fabricación y comercialización del software estándar de gestión administrativa y comercial, reconoce que para la contabilidad la influencia exterior tiene poco peso mientas que la gestión comercial, la política comercial la política de implantación debe adaptarse a proveedores y clientes. Ignacio Pomar, director general de Datisa, también reconoce que ha habido un excesivo relajo. “Hay gente que no se ha planteado con seriedad lo que va a hacer aunque no será catastrófico un simplemente molesto”. Pomar también comenta que muchas empresas aprovecharán para hacer la migración a versiones más actualizadas de software. Por ejemplo en el caso de Datisa cuentan con más de 16.000 licencias de la serie III que data de 1987 frente a las 1.800 licencias de la actualizada serie 32.

www.sage.es

www.datisa.es