La evolución de los usuarios de Internet en España sigue aumentando de manera progresiva. Así lo revela el estudio realizado por AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) en el que se analiza el conocimiento de los usuarios sobre la Red, hacia dónde se dirigen su comportamientos, qué aplicaciones y sistemas gozan de más éxito y cómo se relacionan a través de la red.

En España hay un 35% de usuarios de Internet mientras que en los países nórdicos hay un 75%, una diferencia que según Carlos Lamas, director adjunto de AIMC, “proviene de la baja penetración de los PC en los hogares lo que supone una barrera de acceso”.

Según el estudio un 28,8% del total de internautas se conecta a Internet desde casa a través de redes Wi-Fi y la velocidad de conexión mayoritaria es de 1 Mbps (41,6% de aquellos que acceden desde casa) lo que repercute en el aumento de las líneas ADSL (64,1% de los que se conectan desde su hogar). El 84,7% de los ciudadanos tienen tarifa plana y el 30% tiene incluidas las llamadas gratuitas nacionales entre teléfonos fijos.

Los usuarios siguen prefiriendo los ordenadores de sobremesa a otros dispositivos, aunque el uso de estos ha disminuido, y ha aumentado el uso de PDA y de portátiles, mientras que la preferencia por teléfonos móviles para conectarse a Internet se mantiene.

La telefonía IP aún se encuentra en una fase inicial pero el 20% de los internautas usa esta forma de comunicación aunque sólo entre ordenadores, mientras que las compras online han empezado a superar el temor que los usuarios tienen a este respecto, ya que el 70,5% ha comprado alguna vez por la Red.

El descenso de la publicidad intrusiva ha provocado que la infección de virus o programas espías ocupe el primer lugar en las preocupaciones de los usuarios con un 62,4%, quedando en tercer lugar la velocidad, ya que cada vez son mayores las capacidades de transmisión.

www.aimc.es