Business Software Alliance (BSA) ha anunciado los resultado del Estudio Global sobre Piratería de Software en 2003, elaborado por IDC.

Según el estudio la tasa de piratería en la Unión Europea ascendió en 2003 hasta un 37%. Las pérdidas económicas registradas por los fabricantes locales e internacionales en la UE en 2003 superaron los 8.000 millones de euros, según el estudio de IDC.

En el caso concreto de España, estas pérdidas económicas alcanzaron los 421 millones de euros, y la tasa de piratería alcanza el 44%. En palabras de Luis Frutos, presidente de BSA en España, “casi uno de cada dos programas que se instalan en nuestro país es ilegal, lo cual resulta realmente preocupante”.

Uno de los principales culpables, según este estudio, es el canal de distribución, “que actualmente está actuando como una puerta abierta a la piratería”, como afirma Frutos.

En nuestro país entre el 40% y el 45% de los distribuidores comercializa software ilegal.

Entre las repercusiones del crecimiento de la piratería en España el estudio destaca la menor contribución de las TI al PIB español, así como una menor inversión en I+D y la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. También implica una menor competitividad entre las empresas españolas y una reducción de la calidad de la oferta, además de una clara imagen exterior negativa.

www.bsa.org