Cada día se investigan tres tiendas. Según BSA, los resultados reflejan que un tercio de las tiendas practican habitualmente la venta de ordenadores con programas precargados de manera ilegal, lo que supone una competencia desleal a los negocios legales. Además, el comprador también se ve perjudicado porque esta práctica puede suponer la no diponibilidad de servicio y asistencia técnica ni manuales de instrucciones originales, así como la posibilidad de contraer virus. Los compradores podrían incluso, según la misma fuente, cometer un delito al adquirir el software ilegal a sabiendas de su origen ilícito.

Software legal

BSA da una serie de recomendaciones para adquirir software legal. Aconseja comprar el software a un distribuidor autorizado; conocer el tipo de programas que se obtienen; consultar los precios y solicitar la factura; asegurarse de que se recibe una licencia con la compra del programa; una vez instalado el programa, conservar el original; si se sospecha que el software es ilegal, llamar al fabricante quien ayudará a confirmar su autenticidad y, si se conoce un caso de piratería informática, denunciarlo a través del número de teléfono 900 211 048 de BSA.