Cuatro congresistas han mandado un carta el jueves al Departamento de Estado norteamericano apremiando a la Administración Bush a mantener el apoyo a la actual autoridad de Internet. Aunque la carta de los cuatro congresistas estadounidenses no menciona directamente la propuesta de la Unión Europea, señala que la gestión de Internet no debería cambiar.

En la carta se arguye que la asignación de dominios debería permanecer bajo la autoridad estadounidense, y que la organización sin ánimo de lucro Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN) tendría que seguir detentando la responsabilidad para asignar direcciones de IP.

“Dada la importancia de Internet para la economía mundial, es esencial que el sistema de nombres de dominio de Internet permanezca estable y seguro”, se asegura en la carta. “Así, los Estados Unidos no deberían participar en ninguna acción que tenga el potencial para impactar de forma adversa en el funcionamiento efectivo y eficiente del sistema de nombres de dominio. Además, Los Estados Unidos deberían mantener su rol histórico al autorizar cambios o modificaciones”.

En Septiembre, Europa rompió con la política estadounidense al reclamar un nuevo organismo regulador para Internet. La propuesta de la Unión Europea, que reclama un nuevo modelo para asignar direcciones IP, restaría a la ICANN parte de la autoridad que en estos momentos posee. Sin embargo, en opinión de Martin Selmayr, comisario de la Unión Europea para la Sociedad de la Información, se necesita un nuevo modelo cooperativo internacional porque “Internet es una infraestructura global”.

www.icann.com