Una presentación en PowerPoint con nuestras ilustraciones, un proyecto presentado con todo su color y sus imágenes. Música, fotos, películas, … todo en formato digital. ¡Que bien! No tenemos que acumular cajas de CD, álbumes de fotos, vídeos ¡con lo que ocupan! Pero qué pasa con el disco duro cuando volvemos del verano, si no nos queda sitio para ponernos a trabajar y guardar un documento. Esos discos, que fueron concebidos para guardar datos, están saturados de otros documentos que ocupan megas y megas, como si el hecho de ser digital no ocupara espacio. El armario de toda la vida se nos queda pequeño. Pero claro, además no es lo mismo tener una presentación que utilizamos recurrentemente, que guardar la música que escuchamos habitualmente o las fotos de las vacaciones que vemos insistentemente durante unas semanas y que luego olvidamos hasta que volvamos a torturar a alguien con un pase de imágenes. Y todo esto convive en la mayoría de los casos en un único equipo. ¿Consecuencias? No hace falta que se lo cuente, todos las hemos padecido.

A nivel empresarial, las necesidades también han crecido, los avances tecnológicos –digitalización de planos, GPS, archivos de imágenes, etc.- junto con las lógicas medidas de seguridad que obligan a tener copias de datos, han incrementado significativamente los requerimientos de almacenamiento, y la necesidad de contar con buenas soluciones de gestión de la información. Todo ello ha llevado a un imparable crecimiento del mercado de almacenamiento, que sigue aumentando a pesar de que los precios son cada vez más bajos. Por poner un ejemplo el precio en dólares por gigabyte de los discos externos de almacenamiento ha disminuido un 36% año tras año. El crecimiento del mercado del almacenamiento de gama media y la caída de los precios de la tecnología de discos han provocado un incremento en las ventas de discos externos durante el pasado año, según un estudio de la consultora IDC. El informe revela en concreto que aunque las ventas de los sistemas externos de almacenamiento crecieron sólo un 1% en el cuarto trimestre de 2004, la cifra global de crecimiento llega a un 4,7% en todo el año, lo que supone unas ventas de 14.200 millones de dólares.