Hace ya tiempo que los especialistas en diseño abandonaron sus escuadras y cartabones para convertir al ordenador en su mejor aliado. Tras más de dos décadas de evolución y decenas de versiones, las aplicaciones CAD continúan sorprendiendo con nuevas ayudas y funciones. En esta ocasión vamos a comparar dos filosofías distintas, por un lado, AutoCAD, el referente del sector, y, por otro, TurboCAD Pro, una excelente alternativa con el precio más ajustado del mercado.

Desde que, a principios de la década de los ochenta, los primeros programas de diseño asistido por ordenador (CAD) sorprendieran a todos los integrantes del mundo del diseño con sus primeras y primitivas versiones, se ha avanzado a pasos agigantados. Sin embargo, incluso las aplicaciones más evolucionadas, líderes del mercado por derecho propio, continúan mejorando aspectos relacionados con facilitar el trabajo diario de muchos trabajadores y con ofrecer nuevas herramientas con las que hacer realidad todas sus ideas.

Este año se ha hecho especial hincapié, por casi todos los fabricantes de software CAD, en desarrollar las interfaces ya existentes para que la curva de aprendizaje de estas aplicaciones sea cada vez más asequible para los diseñadores. Al mismo tiempo, algunas de las ayudas introducidas mejorarán drásticamente el flujo de trabajo del usuario. Éstas toman el control de algunas de las tareas más rutinarias para liberar de trabajo al diseñador, que cada vez más se puede centrar en el trabajo creativo.

Autodesk AutoCAD 2008

Las mejoras en la nueva versión 2008 se centran principalmente en facilitar la acotación y anotación en todos sus diseños. En anteriores versiones, por no referirnos a las primeras, realizar todo tipo de anotaciones y acotaciones podía ser tan complejo como realizar el propio diseño. Era prácticamente imprescindible buscar una distribución estratégica para reservar espacios libres, casi siempre sin demasiadas ayudas por parte de la aplicación. Sin embargo, con las nuevas funciones de esta versión la tarea de anotación y acotación ya no robará demasiado tiempo al diseñador.

La más sorprendente de estas funciones es el sistema de escalado automático de anotaciones. Ahora sólo es necesario introducir el dato una única vez, ya que el propio programa se encarga de adaptar la escala de la fuente de cada anotación a las distintas vistas utilizadas. Incluso la posición de cada texto o diagrama se modifica para que el documento final sea lo más legible posible.

También se puede encontrar un sistema de señalización estructurado para facilitar la edición de múltiples anotaciones o asignar de manera sencilla varias flechas o señalizadores a una única anotación. Del mismo modo, varias anotaciones se pueden asignar a un único señalizador. Además, como se pueden gestionar todos estos elementos por grupos, para modificar parámetros tan importantes para conseguir diseños finales como la alineación o el tipo de fuentes sólo se necesitan unos segundos.

En los diseños más complejos y barrocos, donde las líneas de acotación y de extensión inundan cada plano, siempre ha resultado tremendamente complejo encontrar una estructura en la que todas las indicaciones y detalles aparezcan ordenados. Situar todas las acotaciones en la misma línea no es una buena práctica, ya que puede provocar más de una confusión de consecuencias catastróficas, por lo que Autodesk ha incluido en AutoCAD 2008 un nuevo comando que permite cortar las líneas de manera automática en función de las especificaciones fijadas anteriormente.

Estas rupturas aclaran el diseño automáticamente e incluso se adaptan a cualquier cambio posterior. Así, si se desplaza el objeto asociado a una determinada acotación, los cortes en las líneas de extensión se modifican en función de la posición final del objeto. De este modo, si el corte ya no es necesario la línea dividida recupera su integridad, pero si en cualquier momento vuelve a existir una superposición aparecerá de nuevo el corte de líneas.

Todos los que utilicen de manera habitual tablas de datos en sus diseños AutoCAD están de enhorabuena. En anteriores versiones sólo se podían crear tablas estáticas en las que introducir los datos manualmente. Con AutoCAD 2008 se pueden crear tablas automáticas basadas en hojas de cálculo Excel o documentos genéricos CSV (separados por comas). La relación entre las tablas de AutoCAD y los archivos Excel asociados funciona a tan alto nivel que, si se necesita, los cambios de la tablas modificarán los archivos Excel y viceversa. Una gran ventaja para mejorar el flujo de trabajo.

AutoCAD 2008 también ha realizado cambios significativos en su concepto del diseño por capas. Las populares herramientas de diseño por capas (Layer Express Tools) han pasado a formar parte fundamental del programa y se han añadido nuevas funciones. Por ejemplo, una de las nuevas herramientas permite que un mismo objeto muestre colores distintos en función de la vista utilizada.

Del mismo modo, Autodesk ha añadido un nuevo comando (Set–ByLayer) que permite a los diseñadores seleccionar objetos de la misma capa y unificar sus propiedades. Este comando resulta tan efectivo que incluso permite seleccionar únicamente ciertas propiedades, como el grosor de la línea o el color, de modo que sólo se modifiquen estas características. Esta herramienta es tan poderosa que podría ser potencialmente peligrosa, por lo que su funcionamiento está unido a una serie de advertencias para que los cambios se apliquen de la manera más segura posible.

Además de las citadas mejoras en el dibujo y sus anotaciones, Autodesk ha introducido nuevas funciones de iluminación y renderizado. Entre las mejoras en la gestión de la luz se incluye la posibilidad de utilizar luces fotométricas que utilizan valores reales y permiten conseguir renderizados más realistas. Incluso permite gestionar características avanzadas de iluminación como la emisión, fusión de color o reflexión para aumentar el control sobre la iluminación de cualquier escena.

Del mismo modo, la iluminación exterior ha mejorado gracias a un nuevo módulo que determina las características del sol y del cielo de fondo. Este módulo permite controlar características como la intensidad y el color de la luz natural, así como las características de la atmosfera y la naturaleza del sol (color, diámetro, definición…).

Con todo lo expuesto, se puede considerar que AutoCAD continua siendo la aplicación de referencia en el mundo del diseño. Existen otras aplicaciones con un precio muy inferior, como TurboCAD Pro 14, que ofrecen las funciones necesarias para acometer casi cualquier trabajo de diseño, pero todos los especialistas en CAD preferirán con creces aprovechar las mejoras del programa de Autodesk en lugar de cambiar a otro entorno sin las facilidades que proporciona esta aplicación.