Un estudio difundido por la consultora IDC ha revelado que el crecimiento del mercado internacional de comercio electrónico tendrá “buena salud” en los próximos cinco años. Además de esta conclusión, el informe apunta que el aspecto clave para el crecimiento de este mercado se halla en las firmas digitales y certificados de seguridad. Es en estos dos aspectos en los que se basará el gran crecimiento, así como permitirán una ayuda a que se produzcan algunos de los cambios respecto a seguridad necesarios en el comercio electrónico.

En el estudio, se hace especial mención de las consecuencias que el incremento en el uso de Internet, intranets, y redes de colaboración ha traído al mercado empresarial en cuanto a la mejora y mayores capacidades en las herramientas destinadas a la certificación y autentificación digital.

Asimismo, la consultora predice que el número de usuarios de este tipo de negocio y ventas a través de la Red pasará de 68.7 millones en 1997 a 319.8 millones en el año 2002, con un crecimiento medio de un 36 por ciento al año.

Desafíos principales

Por otra parte, PricewaterhouseCoopers ha realizado, con la colaboración de The Conference Board, una encuesta en la que se revelan algunos datos acerca de los desafíos clave a los que se enfrentan las empresas embarcadas en proyectos de comercio electrónico.

De esta forma, 83 empresas multinacionales han respondido a las preguntas de la encuesta, y como conclusión se obtiene que cuatro de cada diez compañías consideran que “definir las necesidades del usuario” como el mayor desafío, temas como la complejidad del proyecto, alcance y coste se sitúan inmediatamente después en las prioridades. Cerca de un 71 por ciento de los ejecutivos entrevistados ven la seguridad como un tema de preocupación, pero no lo sitúan como un asunto principal.

Igualmente, un 85 por ciento esperan que esas inversiones en comercio electrónico son una prioridad, pero esperan beneficios reales para su negocio, y un 75 por ciento se traduzca en un incremento de la fidelidad del cliente, más que reducir costes o mejorar la eficacia de las empresas y un 72 por ciento esperan poder obtener información adicional valiosa de sus clientes.