La gama de D-Link incluye un punto de acceso inalámbrico DWL-900AP+, un adaptador CardBus inalámbrico DWL-650+ así como un adaptador PCI inalámbrico DWL-520+. Según ha comentado el director general de la compañía para España y Portugal, Luigi Salmoiraghi, "hemos puesto gran interés en este producto porque el 18% de las ventas de D-Link proceden de productos inalámbricos". Para garantizar la privacidad de los datos, están cifrados a 256 bits. Resulta compatible con el estándar IEEE 802.11b y son 100% operativas con los dispositivos inalámbricos existentes basados en especificaciones 802.11b a 11 Mb por segundo.

De igual modo se han presentado una tarjeta PCMCIA y una PCI. Ambas tarjetas funcionan en el rango de 2,4 GHz, alcanzan una velocidad máxima de 22 Mb por segundo y disponen de un nivel de seguridad con encriptación a 64/ 128 y 256 bits. También disponen de una certificación Wi-Fi y soportan los más actuales sistemas operativos de Microsoft: 98, Me, 2000 y XP.

Salmoiraghi ha especificado que "el incremento de la velocidad se ha conseguido gracias al chip ACX100, lo que redunda en un 30% más de alcance".

El precio de las tarjetas es, aproximadamente, de 70 euros. Salmoiraghi sin embargo ha apuntado que, para desarrollar una red inalámbrica, no es necesario contar con un punto de acceso ya que "depende de las necesidades de cada cual".

www.dlink.es