En este período de tiempo, tal y como señala Nordio, “hemos incrementado ventas y cuotas de mercado, pero, además, hemos ayudado a nuestros clientes”. Asimismo, en este período se ha apostado por invertir en I+D, “lo que nos ha permitido lanzar tecnologías innovadoras en España cuando otros sólo hablaban de ello”.

En definitiva, este responsable estima que se puede hacer un balance “muy positivo de este período”.

En este tiempo, la firma ha ido configurando su catálogo, que se distribuye en un 28 por ciento en el negocio de switches, un 42 por ciento WLAN, un 20 por ciento banda ancha, y un 8 por ciento hogar digital.

Pensando en este ejercicio, se establecen seis objetivos, tales como crecer en el negocio de videovigilancia y SAN manteniendo el peso en el negocio de switches gestionados, seguridad y comunicaciones inalámbricas; incrementar el peso del segmento empresarial; crecer en el área de Service Providers; mantener el liderato en comunicaciones inalámbricas y los beneficios en PowerLine, sin olvidar la introducción en el negocio de banda ancha móvil; conducir la mejora en el margen con un modelo de precios paneuropeo; y gestionar el gasto monitorizando las áreas presupuestarias y compartiendo recursos globales de D-Link.

En cuanto a las oportunidades de negocio, se esperan incrementos importantes en el área de Telcos, un crecimiento del 30 por ciento interanual en PowerLine, un aumento de los beneficios totales aportados por el almacenamiento IP (en torno a un 5 por ciento del total), una subida del 8 por ciento en el negocio de Business Solutions, y un significativo impulso al negocio inalámbrico de la mano de la ratificación del estándar 11N.

Por su parte, Luigi Salmoiraghi, director de marketing y ventas de D-Link para Europa del Sur, desatacaba el papel que ha tenido la filial española en el trabajo de su compañía con el canal de distribución. En concreto, fue en España donde se pusieron las bases de un programa de canal que, tras algunos años de evolución, se ha convertido en el que actualmente ofrece la firma a sus socios comerciales.

En este sentido, Rubén Monjo, country manager de D-Link Iberia, recalcaba que “esta trayectoria que nos ha permitido consolidar nuestros objetivos no hubiera sido posible sin el compromiso, apoyo y empuje del canal”.