DirectX 11 incluye un conjunto de herramientas que pueden generar imágenes más realistas a la hora de jugar en equipos con Windows 7. Intel integrará la tecnología en los chips de ordenador portátil de última generación y de escritorio, ya que se prevé que, para entonces, el uso de la tecnología en las aplicaciones se extenderá, según explicaba Mooly Eden, vicepresidente y gerente general de PC Client Group de Intel. Intel espera comenzar a despachar chips Ivy Bridge con soporte DirectX 11 para los fabricantes de PC a finales de este año. Ivy Bridge será el sucesor de los recientemente anunciados Core i3, i5 e i7, que se basan en la microarquitectura Intel Sandy Bridge, que podría llegar a principios del año que viene. Los nuevos chips Core basados en Sandy Bridge integran DirectX 10.1. Intel no sentía la necesidad de integrar DirectX 11 en los procesadores recientemente lanzados. Además de la mejora de los gráficos, DirectX 11 aprovecha las capacidades de procesamiento paralelo de las CPU y los procesadores gráficos para mejorar el juego y el rendimiento de las aplicaciones. Intel va a hacer que los chips Ivy Bridge utilicen un proceso de fabricación de 22 nanómetros, frente a los 32 nm de los actuales Sandy Bridge.

www.intel.com