Digital Semiconductors está trabajando para ofrecer a los fabricantes de televisores un chip que permitirá combinar estos aparatos con funcionalidades de Internet. La compañía aún no ha puesto nombre a este procesador cuyo diseño ha sido pensado para utilizarlo, de forma conjunta, con el microprocesador StrongARM. Sin embargo, se conoce que integrará controladores para gráficos, comunicaciones, puertos serie, teclado y ratón. Su precio será de aproximadamente 100 dólares (unas 13.000 pesetas) y fuentes de la compañía han señalado que se lanzará durante el segundo trimestre de 1997.