La vulnerabilidad afecta a Word 97, 2000, 2002, la versión japonesa de Word 98 y Word para Macintosh 98 y 2001. Alguien podría explotar la vulnerabilidad realizando lo que Microsoft denomina "correcciones de bajo nivel" sobre un documento de Word para disuadir las macros malintencionadas y evitando que el sistema de Word inspeccione las macros para descubrirlas.

Microsoft ha desarrollado un parche, con un boletín de seguridad para esta vulnerabilidad. Este defecto ha sido descubierto por Steve McLeod. El fallo es similar a otra vulnerabilidad de macro de Word que fue descubierta el pasado mes de mayo. La compañía ha caracterizado este fallo como "suave".

www.microsoft.com