La nueva microarquitectura Intel Core es una tecnología pensada para el futuro, diseñada con la mente en los nuevos procesadores multinúcleo que se comercializarán en los próximos años, asegurando así las bases para los futuros productos de la compañía. Se trata de una microarquitectura unificada para plataformas de escritorio, portátil y grandes servidores, que sustituirá a las existentes NetBurst (sobremesa y servidores) y Pentium M (portátiles) y que se plasmará en los productos de Intel durante el tercer trimestre de este año.

A nivel técnico contará con un conducto (pipeline) de 14 etapas (entendiendo por pipeline un único proceso a ejecutar), y se basa en cinco grandes pilares diferentes que le permiten obtener un mayor rendimiento sin penalizar por ello en el consumo de la CPU: Advanced Smart Cache, Smart Memory Access, Wide Dynamic Execution, Intelligent Power Capability y Advanced Digital Media Boost. La combinación de estas tecnologías en las diferentes partes del procesador permite ofrecer un mayor rendimiento por ciclo de reloj, además de realizar un consumo de energía más responsable, siendo adecuada tanto para equipos de sobremesa como para portátiles y grandes servidores.

Los primeros procesadores que contarán con esta nueva arquitectura serán Conroe, Woodcrest y Merom (los nuevos chips para equipos de sobremesa, servidores y portátiles respectivamente). Todos ellos se fabricarán bajo la tecnología de 65 nanómetros, serán de doble núcleo (dual core) y contarán con 2 MB de memoria caché de nivel 2 (L2) compartida entre ambos núcleos.

Puede encontrar más información sobre la nueva microarquitectura de Intel y de los cinco elementos anteriormente mencionados en el número de mayo (231) de la revista PC World, ya disponible en su quiosco.