Con un presupuesto de más de siete millones de euros para este ejercicio, el secretario de telecomunicaciones y sociedad de la información de la Generalitat de Cataluña, Jordi Alvinyà, presentó el proyecto Nodat, que contempla la creación de una red de puntos públicos de acceso a Internet con el objetivo de evitar la fractura digital y social en Cataluña. El objetivo es que se disponga de un PC público conectado a Internet para cada 2.000 habitantes. Otras prioridades que contempla son la creación de comunidades de teletrabajo, social y ciudadanía de soporte y dinamización. Cada comunidad dispondrá de un equipo de coordinación que proporcionará asesoramiento y soporte, además de participar en su dinamización con la figura de un dinamizador por telecentro que proporcionará ayuda personalizada a todos los usuarios. Se prevén acciones formativas presenciales, virtuales o de autoformación para acelerar la participación de los ciudadanos en la Red.

www.gencat.es/dursi