EGEDA acusó en 2005 a los responsables del sitio web peer-to-peercvcdgo.com de violación de derechos de autor. Esta página ofrecía un espacio virtual común para que los usuarios publicaran enlaces a archivos protegidos, pero la justicia ha considerado que, al no producirse la descarga directamente desde cvcdgo.com, sus responsables no estaban quebrantando la ley.

Los contenidos no se encontraban almacenados en cvcdgo.com, sino en diferentes ordenadores de todo el mundo, y dado que nadie conseguía un beneficio económico directo de las descargas (aunque cvcdgo.com sí obtenía ingresos por la venta de publicidad online), según la Audiencia Provincial de Madrid, la actividad no tiene carácter delictivo.

En otros países, como Estados Unidos, los acusados pueden resultar considerados culpables de inducir a la descarga de contenidos sujetos a derechos de autor, incluso si se trata de sitios web que sólo contienen enlaces a lugares donde se produce la descarga de los archivos protegidos.