Podría resultar un caso de atropello más, como muchos otros que ocurren, sino fuera porque, junto con el conductor, también ha sido denunciado Google por daños y perjuicios, según la web Search Engine Land.

Todo ocurrió el pasado mes de enero cuando una ciudadana, Lauren Rosenberg, utilizó el servicio de Google Maps a través de su Blackberry para localizar una dirección y hacer la ruta a pie. Parte de ésta transcurría por una carretera sin aceras para peatones, algo de lo que no daba aviso el navegador de Google, a raíz de lo cual la mujer fue atropellada por un vehículo.

Ahora, Rosenberg reclama una indemnización al conductor del auto y a Google por un importe de 100.000 dólares, alegando que debido a la “imprudencia, temeridad y negligencia de Google de proporcionar direcciones inseguras, la demandante Laren Rosenberg fue conducida a una carretera peligrosa, por lo que se vio afectada por un vehículo de motor”.