La cadena Best Buy ha sido acusada por la fiscalía general del estado de Ohio de vender dispositivos usados como si fuera de primera mano. El fiscal de Ohio ha decidido abrir un proceso contra la cadena de tiendas -que no tiene ninguna relación con el fabricante Best Buy que comercializa productos de consumo en nuestro país-, debido a las numerosas denuncias de usuarios acusando a Best Buy de vender productos usados como si se tratasen de nuevos.

En un comunicado oficial, la cadena de tiendas ha reconocido la denuncia pero no se ha pronunciado sobre ella.