La nueva línea de servidores PowerEdge de Dell ha salido a la venta con la versión más reciente del sistema operativo Linux de Red Hat preinstalado. La compañía también ha confirmado que instalará Red Hat 7.1 en determinadas estaciones de trabajo Dell Precision. Red Hat incluye el soporte Symmetric Multiprocessor, optimizado para máquinas con más de 8 procesadores.

La política de apoyo a Linux por parte de Dell coincide con la estrategia de los principales fabricantes, que han incrementado en los últimos meses su apoyo al sistema operativo de código abierto. En junio, Compaq ya anunció una serie de programas que permitían a los desarrolladores de Linux trabajar sobre todo tipo de aplicaciones, desde servidores a PDA. Por su parte, IBM, un ferviente defensor de Linux, ha señalado recientemente que inyectaría un millón de dólares en sus negocios para el sistema operativo.

www.dell.com