Se trata de un modelo que estará disponible bajo pedido cuya principal característica, al menos externa, es su pantalla CCFL (Cold Cathode Fluorescent Lamp, Fluorescente de cátodo frio) de 12,1 pulgadas. Estas medidas son mayores que la de la mayoría de los ultra portátiles disponibles en la actualidad, sobre todo si se compara con el anterior modelo netbook de este fabricante, de 8,9 pulgadas y con una unidad de estado sólido.

El Mini 12, por su parte, tiene una pantalla más grande sin que se altere mucho el resultado final del producto, ni en peso ni en medidas. Posee un procesador Atom Z520 a 1,33 GHz o el Z530 a 1,6 GHz, además de un chip gráfico integrado Intel GMA 500 y 1 GB de RAM. En cuanto a su capacidad de almacenamiento, hablamos de discos duros de 40, 60 u 80 GB en un disco duro de 1,8 pulgadas a 4.200 rpm (frente a los 8 GB de memoria flash que, como máximo, admite su antecesor).

Según Dell, la batería de esta unidad aguanta hasta 3 horas. También cuenta con tres puertos USB, una ranura SD/MMC, conector RJ-45 Ethernet 10/100, cámara de 1,3 megapíxeles y conectividad Bluetooth 2.1 y 802.11 b/g.

Además, Dell empezará a vender este netbook con Vista Basic y su precio rondará los 500 ó 600 dólares, en función de la configuración.