El fabricante de microprocesadores Cyrix ha llegado a un acuerdo con Texas Instruments por el que da por finalizado el contrato de 1991 mediante el cual Texas adquiría el derecho de utilizar algunos de los diseños de la primera. Según el nuevo acuerdo, Texas Instruments deberá pagar quince millones de dólares a Cyrix en concepto de obligaciones de royalties y una licencia completa para el uso de la tecnología Cyrix 486SLC/DLC. Posteriormente, Texas recibirá derechos limitados sobre otro producto de dicha compañía, aún sin concretar, pero que, según ha declarado la misma, no incluirá el M1 o futuras generaciones del mismo.