Efectivamente, las dos compañías desde 1976 firmaron un acuerdo mediante el cual ambas se comprometían a intercambiarse las licencias. Así, John Greenagel, portavoz de AMD, ha ratificado que " cada cosa que nosotros patentamos ellos lo pueden usar y todo lo que ellos patentan lo podemos utilizar nosotros".

Las dos empresas, sumidas en una guerra eterna desde el inicio, llegando incluso a cerrar el paso a un tercer competidor, todo lo relacionado con sus patentes jamás ha constituido un punto de su lucha.

El acuerdo cubre las patentes y determinados derechos de autor, ha comentado Greenagel. Los términos de dicho acuerdo, con una duración de una década, aún no han sido revelados.