Gartner estima que las ventas del pasado año ascendieron a una cifra de 9,4 millones de unidades, frente a los 6,8 millones cotejadas en 2015. Es evidente que el número es tan solo una pequeña fracción de la totalidad de las ventas de ordenadores PC, que el pasado año alcanzaron los 270 millones de unidades, con un ligero descenso del 6,2% según esta consultora. Sin embargo, es bastante significativo si tenemos en cuenta como su adopción se extiende ya a diversos sectores profesionales y no solo a entornos de hogar.

En lo que respecta al ecosistema Chromebook, las expectativas son muy positivas de cara a este año en curso, y no solo con ventas de equipos asociados a entornos educativos, donde tradicionalmente se han producido un mayor número de ventas. Gartner destaca que las ventas también vendrán dadas por otros sectores, incluyendo el mercado de consumo como equipo para el hogar. Cabe puntualizar que la mayoría de las ventas de Chromebook para estudiantes se producen en Estados Unidos, en los países Nórdicos, Australia y Nueva Zelanda.

El interés por estos equipos ha crecido en sectores como el financiero o el minorista, debido a que son utilizados como clientes ligeros que refuerzan el área de movilidad, debido a que son económicos, sencillos de utilizar y fáciles de gestionar, destaca Mikako Kitagawa, analista de Gartner. Los Chromebooks corren con el sistema operativo Chrome OS de Google y están dirigidos a usuarios que realizan la mayor parte de su trabajo en servicios basados en la Web. En las aulas se han vuelto populares por el hecho de ser una apuesta económica, resistente y por poderse adaptar a los presupuestos limitados de los colegios. Muchos institutos están apostando por portátiles Chromebook en sustitución del iPad, un dispositivo mucho más costoso y frágil para ser compartido entre estudiantes. De hecho, el iPad tenía un uso limitado para los educadores, muchos de los cuales necesitan un teclado adicional, destaca Kitagawa.

Microsoft anunció esta semana pasada Windows 10 S para contrarrestar la creciente popularidad de los Chromebook, con una política de aplicaciones muy similar a los Chromebook, ya que las aplicaciones de Windows 10 S serán descargables desde la tienda de aplicaciones de Windows. Al igual que sucede con los Chromebook, los profesores con Windows 10 S podrán configurar fácilmente los portátiles y gestionarlos sin necesidad de requerir de personal especializado en IT. El precio de salida comenzará en los 189 dólares.