Los datos que arrojan ambos informes ponen de relieve la cada vez mayor importancia de las fuentes de información basadas en Internet, especialmente las redes sociales, aunque también subraya que continúa el dominio de medios tradicionales para estar informados, además de remarcar la confianza que tienen los japoneses en su televisión pública, NHK.

Eso sí, la mayoría de los medios de comunicación han incrementado su audiencia on-line tras el terremoto vivido el pasado 11 de marzo, su posterior tsunami y la crisis nuclear desencadenada.

Así, Nikkei (orientada a la información económica) dobla su audiencia diaria hasta los 4 millones de usuarios, mientras que Reuters en Japón conseguía reunir a un millón de nipones gracias a sus vídeos, según los datos de Nielsen NetRatigns en Japón. Son datos relativos a la semana comprendida entre el 7 y el 13 de marzo y los datos hacen referencia a las conexiones, tanto en el hogar como en las oficinas, desde ordenadores personales.

El canal del tiempo de Yahoo ha sido uno de los que más crecimiento ha obtenido gracias a que retransmitía crece uso internet redes sociales japon terremotocasi en tiempo real información del terremoto proporcionada por la Agencia Meteorológica de Japón. De hecho, la web de este organismo pasaba de 830.000 usuarios la semana anterior al terremoto a los 2,9 millones tras el desastre natural.

Las páginas web de las empresas de transporte e infraestructura también incrementaron el número de visitantes, especialmente TEPCO (Tokyo Electric Power), empresa que gestiona la planta nuclear de Fukushima, que ha pasado de los 500.000 visitantes a los 5 millones.

Twitter, por su parte, vio incrementado su uso un 33 por ciento, según los datos de Nielsen que, como decimos, no contempla el uso de Internet desde dispositivos móviles, algo muy popular en Japón.

Noticias relacionadas

La catástrofe de Japón podría dejar sin baterías a Apple

El terremoto de Japón origina una oleada de spam y malware

Vídeo: La seguridad de las centrales nucleares, en el punto de mira