Para proteger un pen drive una de las mejores armas reside en un software de encriptación o en adquirir directamente un una unidad cifrada previamente. De cara a la comodidad del usuario quizá le mejor opción sea adquirir uno previamente cifrado, además, un pen drive previamente configurado para impedir el acceso a todo aquel que no sea su propietario, lo que hace mucho más compleja la actividad hacker.

Para los que prefieran optar por un software de encriptación les saldrá algo más caro, por ejemplo TrueCrypt puede ser una buena alternativa ante PGP Disk, bastante más caro y restringido al uso profesional, ya que TrueCrypt es de código abierto y viene en versión portable, lo que significa que no tiene por qué ser instalado, una característica importante a la hora de manejar datos desde una unidad flash.

Una vez instalado TrueCrypt en el equipo sólo hay que arrastrar la carpeta del programa al pen drive  y ejecutarla, de ésta manera tanto el USB como los datos contenidos estarán a salvo. usb