Google Translate puede traducir en más de 100 idiomas, ahí es nada. Pero además, tiene otras funcionalidades, más allá de la mera traducción de palabras, que pueden ayudarte con el flujo de trabajo diario, así como a automatizar determinadas tareas. 

Traducir sitios webs

Además de palabras y frases individuales, Google Translate también puede traducir sitios web enteros al idioma seleccionado. Para ello es necesario escribir la URL del sitio web que desea traducir en el cuadro de texto del lado izquierdo de la página principal de Google Translate, tras esto, seleccione el idioma deseado y haga clic en traducir. En poco tiempo se podrá ver la página web traducida.  Todas las páginas del sitio se traducirán, siempre y cuando continúe viendo el sitio dentro de la interfaz de Google Translate. 

Traducción de documentos

Esta herramienta permite también traducir documentos de Word, PDF y otros archivos. Para ello debemos seleccionar debajo del cuadro de texto la opción de 'traducir un documento'. A continuación seleccione el idioma de origen o la opción 'Detectar idioma', así como el idioma al que desea traducir el documento. Ahora haga cliz en el botón 'examinar' seleccione el archivo para cargarlo y haga clic en Traducir, el documento traducido se abrirá en una nueva ventana. 

Recordar frases

Una vez Google ha traducido una frase, te permite guardar su traducción. Para ello hay que hacer clic en el icono de la estrella debajo de cualquier palabra o frase traducida para guardarla. Hecho esto, se podrá acceder en cualquier momento. 

Conoce tu propio idioma

Google, además de traducirte los textos, puede ayudarte a mejorar tu propia lengua. Para cualquier palabra introducida, Google Translate proporciona una definición, la palabra clave, sinónimos y ejemplos del uso de esa palabra en una oración